“Conocí a Marina en septiembre de 2017 cuando ingresó como deportista interna en el centro de alto rendimiento de Madrid con tan sólo 14 años. Ese año iniciaba 4º de ESO. (enseñanza secundaria obligatoria). En estos primeros meses notó la gran diferencia entre los horarios y tiempos de una joven “normal” y los de una futura atleta de élite, con los ritmos y falta de tiempo tan característicos de los centros de alto rendimiento, en los que a pesar de estar viviendo un gran sueño también les obliga a realizar grandes sacrificios.


A pesar de todo Marina perseveró, siempre haciendo gala de una gran capacidad de trabajo, constancia y esfuerzo sin límite. Consiguió sobreponerse tanto a sus inicios en el alto rendimiento, en un deporte tan exigente como es la gimnasia deportiva, como a todos los avatares que le han ido acaeciendo desde entonces, suspensos, lesiones y ¡¡¡ hasta una pandemia mundial!!!
He visto como Marina ha pasado de ser una niña con muchos sueños que no tenía muy claro lo que quería estudiar, a ser la gran deportista y estudiante universitaria que es hoy. Estoy seguro que conseguirá todo lo que se proponga gracias a su talento, su gran capacidad de esfuerzo y su negativa a dejar nada en la cuneta.”


Carlos M. Vargas
Coordinador PROAD - CSD
Programa de Atención al Deportista
CONSEJO SUPERIOR DE DEPORTES

Carlos M. Vargas